Justo Amable

pintador

No pude irme

En to’ esto aquí no hay nadie que tenga más boniatos ni más yucas ni más malangas más grandes que las mías… ni hablar…fíjate, yo mismo sembré una mata de frutabomba tan grande que cuando pegó a dar jugo se hizo un charco tremendo que ahora es la laguna del ariguanabo… Sí. (…) Y la gente tenía que salir pa’ envuelta del pueblo en bote, porque los trillos estaban inundaos hasta arriba… y cuando mi mujer se antojó de irse del país, que en paz descanse, yo mismito la monté en un aguacate pa’ que no se le oxidara la mollera esa tarde… Era mucha la neblina y mucho oleaje. Y se fue. Yo pegué a llorar pero ella no se dio cuenta porque estaba lloviendo afuera más fuerte que adentro de mí. Me dijo algo a lo lejos pero mi propio ruido no me dejó entender. Por mucho que la quisiera yo no pude irme… ¿Quién le daba de comer a los animales? Mi hermano se brindó pero figúrese…el no entendía bien a mis vacas…no sabía pastorearlas y las dejaba mojarse en el aguacero. ! Ah!… a mí no hay quien me entienda.

Contacto

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.